Niños navegando seguros por Internet

En el Día Mundial Contra el Bullying, un especialista explica cómo proteger a los más pequeños de los riesgos que existen al navegar libremente por el mundo de las tres w. Medidas simples como instalar el computador en un lugar común y compartir la misma contraseña con el niño en el mail y redes sociales, pueden prevenir casos de sexting, grooming y cyberbullying.

“El bullying o acoso escolar es causante directo de más de 200 muertes, ya sea por homicidio o por inducción al suicidio cada año. Es decir, se lleva la vida de niños y jóvenes en todas partes del mundo. Está probado que enferma a miles de estudiantes que en general abandonan sus estudios o los sobrellevan con angustia y cansancio como si de una cotidiana tortura se tratase”. Así de claro es el sitio de Bullying Sin Fronteras, la ONG internacional creadora del Día Mundial Contra el Bullying, que cada 2 de mayo trata de dar visibilidad a este problema causante de soledad, tristeza y miedo, entre muchos otros.

Y en un mundo donde las tecnologías de la información han democratizado y amplificado la comunicación, los niños tienen altas probabilidades de vivir pegados a las pantallas y a los dispositivos móviles con acceso a Internet, por lo que el bullying también se ha trasladado fuertemente al ciberespacio y, particularmente, a las redes sociales. Por eso, lo mejor es enseñarles a utilizar la web para fines positivos y a discernir qué se puede subir a la red y qué no.

¿Qué se puede hacer para proteger a los niños en Internet? “Lo primero es la educación. Antes de reducirles el acceso a cualquier contenido en Internet, hay que educarlos. Los niños aprenden de las cosas que ven. Por eso, si ven al padre que está pegado con las pantallas, al celular, al tablet, van a imitar esa conducta. Lo importante es que el papá entienda que es el reflejo de lo que va a hacer su hijo”, asegura el director de la Escuela de Comunicación Digital y Multimedia de la Universidad del Pacífico, Guillermo Bustamante.

Los pequeños “nativos digitales” tienen contacto con el mundo del Internet desde muy pequeños, por lo que piensan que la herramienta tecnológica es inofensiva y la integran de manera natural a sus vidas. De hecho, según diversas encuestas, se estima que un tercio de los niños de tres años en Chile ya accede a un celular o Tablet, y que el 40% de los niños de cinco años ya tiene un celular propio con acceso a Internet, por lo que es clave enseñarles desde pequeños a manejarse de manera correcta.

 

Para los niños Internet es algo transparente y por eso hay que educarlos. Si bien hay riesgos en Internet, no se trata de que se le pongan muchas trabas al niño para que lo ocupe. Decir frases como ‘no te metas a Internet porque te pueden pasar muchas cosas malas’ va a hacer que ese niño se crie en una burbuja y luego, cuando acceda a Internet, no sabrá cómo desenvolverse”, advierte Bustamante.

El incesante acceso a Internet expone a los pequeños a contenidos no aptos y a numerosos riesgos, y si los padres no los educan ni les dan las herramientas necesarias para defenderse, lo niños se encontrarán siendo víctimas de sexting o envío de contenidos eróticos o pornográficos; de grooming, que son acciones deliberadas por parte de un adulto para establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener imágenes eróticas o pornográficas del menor; y/o de cyberbullying, que define al acoso psicológico que se produce entre pares a través de los medios digitales.

Entonces, ¿cómo proteger a los niños de los riesgos de Internet? “Lo importante es ir abriéndoles el abanico de lo que se puede hacer en la red. Por ejemplo, hay muchos juegos que son educativos, donde se les puede enseñar a los niños a leer, a escribir, a aprender idiomas, etc.Es importante empezar con lo educativo. El niño tiene que saber para qué va usar Internet y qué es lo que va hacer. Es importante que el pequeño navegue junto a uno de sus padres. El uso de la tecnología puede servir también para generar apego, ser una instancia para que compartan y aprendan juntos”, recalca el docente de Comunicación Digital y Multimedia de la U. del Pacífico.

8 claves para aplicar en casa

Una vez que los padres hablen con sus hijos de qué es Internet, para qué sirve y los peligros con los que se pueden encontrar, se sugiere continuar con las siguientes ocho medidas concretas:

  1. Usar el computador en espacios compartidos: Debe estar en un lugar de la casa que permita que los padres y los demás miembros de la familia vean qué está haciendo el niño y puedan controlar los sitios a los que ingresa y además cuánto tiempo usa Internet.
  2. Bloquear sitios y palabras: Es importante que el equipo tenga ciertas restricciones, como bloquear sitios y palabras inadecuadas. Configurar la privacidad del navegador (Chrome, Internet Explorer, etc.) para que cuando el niño navegue pueda hacerlo sólo por sitios confiables.
  3. Revisar sus interacciones en Internet: Los padres deben tener acceso a las cosas que el niño ve. No está mal revisar los historiales, pero no es aconsejable hacerlo como una “cacería de brujas”, sino para conversar y educar sobre el contenido de los sitios visitados.
  4. Fijar horarios y deberes: No se sugiere restringir demasiado el acceso a Internet, sino más bien conversar el tema y fijar los horarios y la cantidad de horas que el niño va a tener acceso a la red.
  5. Manejar las contraseñas: Si el niño se crea un correo o una cuenta en una red social, es importante que sus padres manejen las mismas contraseñas, con el acuerdo de que ninguno borre el contenido.
  6. Hablar sobre los peligros en Internet: Hay que enseñarle al niño que tiene que saber con quién está hablando y que no debe creer 100% en la otra persona que está detrás de la pantalla. También que nunca debe mandar una foto y jamás decir su ubicación ni con quién está.
  7. Preocuparse de que en su celular estén solo los contactos de amigos y familiares cercanos: El niño tiene que entender cuáles son los riesgos de contactarse con extraños y se debe fomentar la confianza para que cuente si algo le pasa.
  8. Crear perfiles y sesiones diferentes: En sitios como Netflix es muy importante crear perfiles distintos, uno para niños y otro para adultos. También en computadores y/o tablet se recomienda tener sesiones diferentes.